sistema con regulador e inversor

Enlace animación para pantalla completa: aislada con regulador e inversor

Explicación del funcionamiento del sistema:

Los módulos fotovoltaicos (también llamados placas solares o paneles solares) generan energía cuando reciben luz solar. La potencia que dan depende de la intensidad de la insolación (a menor medida también influye la temperatura de la célula). Con pleno sol, los módulos generan más energía que bajo cielo nublado. El regulador de carga se encarga de regular la corriente de las placas para la carga de la batería. La corriente que genera también contribuye a abastecer los consumos (o directamente cuando se trata de consumos de corriente continua o a través del inversor cuando se trata de consumos de corriente alterna). Cuando, por ejemplo, las placas dan 1000 W y el consumo es de 700 W, 700 W se destinan directamente al consumo (en el caso presentado en el esquema sería a través del inversor). Los 300 W restantes fluyen a la batería para cargar esta. Cuando la batería ya no puede absorber toda la corriente que da el regulador, este disminuye la corriente de carga para solamente mantener la tensión de carga (absorción) respectivamente para mantener la batería cargada (flotación).

Por razones de simplificación los procesos de absorción y flotación no están representados en el esquema. El regulador en el equema simplemente carga la batería a plena corriente hasta llegar al 100% y entonces deja de cargarla (hasta que vuelva a caer por debajo del 100%).

Cuando el consumo es mayor que lo que da el regulador, la diferencia procede de las baterías. Con, por ejemplo, 2000 W de consumo y 500 W de generación, 1500 W para abastecer los consumos proceden de la batería y 500 W directamente de las placas. 

Cuando la batería llega a un 20%, se protege de una descarga más profunda y se apaga el inversor (se enciende la luz roja del inversor). No se vuelve a encender el inversor hasta que la batería llegue a un 30% de estado de carga.