Enlace animación para pantalla completa: semiaislada acople CA

Explicación del funcionamiento del sistema:

Los módulos fotovoltaicos (también llamados placas solares o paneles solares) generan energía cuando reciben luz solar. La potencia que dan depende de la intensidad de la insolación (a menor medida también influye la temperatura de la célula). Con pleno sol, los módulos generan más energía que bajo cielo nublado. Mediante un inversor se convierte la corriente continua (CC) que producen los paneles en corriente alterna (CA) para abastecer los consumos en la red eléctrica del hogar. Cuando los paneles dan más energía que se consume en casa, el inversor-cargador se encarga de aprovechar la energía sobrante para cargar la batería. Cuando, por ejemplo, las placas dan 3000 W y el consumo es de 2000 W, 2000 W se destinan directamente al consumo. Los 1000 W restantes fluyen a la batería para cargar esta. Cuando la batería ya no puede absorber toda la corriente que sobra del inversor de conexión a red, el inversor-cargador manda al inversor que reduzca su potencia (la regulación se lleva a cabo a través de la modulación de la frecuencia) para solamente mantener la tensión de carga (absorción) respectivamente para mantener la batería cargada (flotación). 

Por razones de simplificación los procesos de absorción y flotación no están representados en el esquema. El inversor-cargador en el equema simplemente carga la batería a plena corriente hasta llegar al 100% y entonces deja de cargarla (hasta que vuelva a caer por debajo del 100%).

Cuando el consumo es mayor que lo que dan las placas, la diferencia procede de las baterías. Con, por ejemplo, 2000 W de consumo y 500 W de generación, 1500 W para abastecer los consumos proceden de la batería (a través del inversor-cargador) y 500 W directamente de las placas (a través del inversor de conexión a red). 

Cuando la batería llega a un 20%, se protege de una descarga más profunda y se apoya en la red para abastecer los consumos respectivamente para recargar la batería hasta un 50% (sólo por la noche para aprovechar la tarifa nocturna). La programación de usar preferiblemente la tarifa nocturna (respectivamente la tarifa de dsicriminación horaria) para recargar la batería  ayuda a amortizar la inversión por otra parte. Otro ahorro más en la factura se puede conseguir con la bajada de la potencia contratada ya que disponemos de un acumulador y un inversor-cargador que pueden dar más potencia que la que viene de la red. Disponemos de 12 h de tarifa con discriminación horaria para recargar la batería, así aprovechamos mucho mejor la potencia contaratada y no sólo la tenemos para picos puntuales de consumos.